Corrientes, 13 de abril de 2024

La casta y el doctor

Argentina, 25 de marzo de 2024 - Opinión

El Estado y sus ganancias millonarias

¿Deidades con toga o trabajadores del pueblo?

En un viaje hacia los usos y costumbres de la antigüedad, y siguiendo la línea de mitificar a los elegidos por el pueblo, se confirma que solo hubo un cambio de nombres y la casta sigue gobernando.

Por Federico Zamudio
Fotos: N, N, N, N, N

A principios de siglo, precisamente en 1903, el escritor uruguayo Florencio Sánchez creó una obra teatral llamada “M’hijo, el dotor”, que retrata las vivencias de un médico en un entorno rural, pero cuyo título representa el modo de pensar de los que forman parte de aquellos que se auto certifican con títulos que no poseen, como los recibidos en cualquier carrera sanitaria o legal, como odontólogos, kinesiólogos, contadores y escribanos, y -sin dudas- se encuentran en los tres poderes gubernamentales: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

La palabra doctor proviene del latín, el que enseña, que instruye (de ahí deriva docente), que está emparentado con el verbo “docere”, que significa enseñar, y -por ejemplo- con el término “docto”: sabio, y otros como doctrina, documento, dócil, etc. Hasta ahora se sabe que la palabra dotor, en referencia a un maestro, apareció por primera vez en un poema llamado El libro de Alexandre, de autor no bien confirmado, escrito a mediados del siglo XIII. Desde entonces se usa en sociedades donde la mayoría no puede acceder a estudios superiores, y a quienes lo consiguen se los llama de esta manera, que implica un encasillamiento de ser superior.

Este encasillamiento es perfectamente justificable si estuviéramos en una línea tercermundista (aunque no en el primer mundo), ya que el acceso a estudios superiores está -mal que mal- casi al alcance de todos. Por lo cual la desmitificación se convierte en una obligación, empezando por lo más sencillo y básico: la mirada que se les da a quienes pasaron un tiempo en la Universidad y la forma de interrelación, la que está íntimamente ligada a la facultad otorgada a quienes rigen nuestros destinos desde la cúpula gubernamental, a los cuales perfectamente se les puede catalogar dentro del vocablo “casta”.

Es comprensible que la aplicación de ese término por parte del presidente, Javier Milei, haya querido significar y referirse a la clase gobernante, y ya que el término sonaba como algo peyorativo se arraigó en toda la campaña proselitista y continúa su mención durante su Gobierno, pero, a menos que se haya nacido en la India (o en otros países de Oriente), donde la población está dividida en estratos (castas) cerrados, la referencia aplicada de este lado del océano solo puede significar ser parte de un linaje o descendencia, o ser alguien irracional, sin confundir con la pureza sexual que implica ser una persona casta. Pero lo cierto es que consiguió su cometido, enfervorizar a la sociedad y ganar votos.

Una muestra de que las llamadas castas siguen gobernando yace en uno de los discursos de la vicepresidente, Victoria Villaruel, dando una clara representación del pensamiento libertario, cuando -refiriéndose a los salarios de los senadores- manifestó que los legisladores “actualmente no ganan bien”, olvidando que son sueldos millonarios, ampliamente superiores a los de la mayoría de activos y pasivos del país. Siguiendo esa línea de pensamiento, agregó que, si no ganan más, “solo van a poder ser legisladores los ricos, los corruptos, los narcos o los que tengan sponsor atrás”, y a estas deducciones les agregó la duda sobre si serían susceptibles a la corrupción, con lo que no solo los sitúa a todos los elegidos por el pueblo al borde de la criminalidad, sino que les da únicamente la opción de que sigan siendo parte o totalidad de la famosa casta.


Galerías más vistas


¿Quién le pone el cascabel al gato?

Aumentos exorbitantes y la realidad económica.

¿Quién le pone el cascabel al gato?

Relaciones argentino-paraguayas

Un ministro inspirado y una economía informal de proporciones hormiga.

Relaciones argentino-paraguayas

Elecciones suspendidas

Enunciados textuales y significados textuales.

Elecciones suspendidas

Imagen Documental Corrientes |